Los secuestraron cuando niños y fueron explotados en un circo como los “raros” por ser albinos

La lucha de su madre por recuperarlos es desgarradora.

 George y Willie Muse eran dos hermanos, mitad africanos mitad americanos, que fueron secuestrados y forzados a trabajar en un circo como la atracción “extraña” del lugar, sólo por ser albinos.

Tenían 6 y 9 años, y estaban jugando en una granja cerca de su casa en Truevine, Virginia, cuando un psicópata los divisó. James Herman “Candy” Shelton era el encargado de encontrar “criatauras extrañas” para un circo.


Colección autor McMillan

Shelton estaba buscando atracciones que podrían significarle mucho dinero, como unos mellizos de Tailandia que se habían transformado en un show muy popular “Chang y Eng”, o los hermanos con enanismo en Ohio, Estados Unidos.

Cuando vio a George y Willie se dio cuenta que tenía “oro” y los capturó. Sus padres, Harriett y Cabell Muse, no los vieron más hasta 28 años después.

Cuatro años después del secuestro, Shelton fue el “manager” de los hermanos mientras los explotaba en una gira de circos por Estados Unidos. Trabajaron forzadamente por años en un show circense y los transportaban de un lugar a otro como criaturas salvajes y peligrosas.


Colección autor McMillan

Los vendían como un show de “Eko e Iko, los caníbales con cabeza de oveja, dos salvajes blancos ecuatorianos”. Decían también que eran descendientes de monos del oscuro continente con cabezas de Neandertal.

“¿Son embajadores de Marte?”, decía uno de los pósters fuera del circo


Colección autor McMillan

 

En un nuevo libro de la autora Beth Macy, escribe que George y Willie no pudieron contactar a su familia porque Shelton les dijo que su madre Harriett estaba muerta, una gran mentira porque ella no descansó ni un minuto hasta poder encontrarlos.


Colección autor McMillan

Después de años desesperada sin tener una pista de lo que le había ocurrido a sus hijos, los encontró trabajando en un Circo de los Hermanos Ringling. Se sorprendió al verlos en un escenario y tiempo más tarde demandó al Circo por el trato a sus hijos. Después de una ardua batalla legal, se los devolvieron.


Colección autor McMillan

Sin embargo, trabajaron hasta los años 50 en shows como atracciones extrañas porque se dieron cuenta que ganaban mucho dinero de esa forma. George murió en 1971 y Willie el 2011.

Su historia es peor que una película de terror.

No te lo pierdas