Este es el nuevo truco casero para destapar la nariz de tu bebé. Pero parece un poco peligroso…

El fin justifica los medios…

Qué peor que una nariz tapada, ¿cierto? Esa sensación de que, hagas lo que hagas, no vas a lograr que entre aire por los conductos de tu nariz, llenos de mucosidades y otras cosas asquerosas, es realmente lo peor. Y cuando le pasa a tu bebé, incluso aún más. Veamos la potencial cadena de eventos: “bebé resfriado” lleva a “bebé mal dormido”, y “bebé mal dormido” lleva a “padre mal dormido”. Y si en los primeros meses de vida de tu bebé, tu sueño se redujo a unas pocas horas al día, imagínate cómo será si está resfriado, con alergia o con gripe.

Si bien hay aparatos médicos para evitar este tipo de situaciones, siempre se puede acudir al remedio casero. Y en este sentido, la creatividad es infinita. Si no, pregúntenle a esta madre que, desesperada con el moquilleo de su hija, dio con un método que pocos conocían para solucionarlo. Veámoslo a continuación.