El reto de la botella: el fenómeno que ha sobrepasado los límites de lo viral

Desafío de la botella

Una imagen de un vídeo del llamado ‘desafío de la botella”. (YOUTUBE)

Probablemente hayan visto a grupos de adolescentes, o incluso de niños, pasar horas muertas en espacios abiertos pertrechados sólo con botellines de agua a medio llenar y teléfonos móviles dispuestos a grabarlo todo. Si es así, aunque no le haya dado importancia, usted ha presenciado el gran fenómeno viral (y global) del año: el reto de la botella o, como se conoce en inglés, el ‘water flip challenge‘.

Todo nació el pasado mes de mayo en un instituto de Carolina del Sur. Un alumno llamado Mike Senatore participó en un concurso de talentos de su centro escolar con un número muy sencillo: lanzar al aire un botellín de agua lleno a medias, y conseguir que se posara de pie en una mesa. Este vídeo se hizo viral por internet y desató una fiebre que ha durado todo el verano y sigue funcionando.

Una búsqueda en Google de “water flip challenge” arroja más de 19 millones de resultados. La misma búsqueda en YouTube da más de 400.000 resultados. Ocurre algo parecido en Facebook o Twitter. El éxito del reto ha sido arrollador. Una de sus claves es lo sencillo que resulta: sólo hace falta un botellín de agua y tener la cámara del teléfono preparada.

El reto ha ido evolucionando, buscando mayor dificultad: lanzamientos simultáneos en grupo, con dos botellas, sobre superficies irregulares (por internet circula un vídeo donde la botella se posa sobre el trasero de una chica que toma el sol), con coreografías musicales, desde largas distancias, con los pies, sobre un sombrero… Casi siempre van acompañados de una ovación de los que lo estén presenciando.

Tal es el éxito del desafío que incluso existe una aplicación para teléfonos móviles (está disponible para iOS) que recrea el lanzamiento de la botella. Y es que es difícil resistirse a probar suerte…